COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

“Chita” Sanvicente se queda con la Vinotinto


La selección nacional perdió el norte bajo la dirección del guayanés y en solo dos meses se aleja de Rusia 2018. La Vinotinto se hunde en una división irreparable. El DT no renuncia, la FVF se paraliza y el grueso de jugadores prefiere callar. Hacía 22 años que Venezuela no arrancaba un Premundial con cuatro derrotas

Venezuela no arrancaba un Premundial sin puntos en las cuatro primeras jornadas desde hace 22 años, cuando se competía con el anterior formato.

La derrota de la Vinotinto ante Ecuador agudizó la crisis y envió a su DT al purgatorio. Noel Sanvicente se mantiene atado entre el infierno de admitir su fracaso y el cielo de reconstruir con sus propios escombros el sueño casi perdido del Mundial. 24 horas después de hilar su cuarto revés al hilo en el inicio de las Eliminatorias, Venezuela entera se debate buscando los culpables del mal andar de un conjunto dividido en dos facciones: cuerpo técnico y jugadores.

Llevándolo a un plano cinematográfico, la selección nacional, en década y media, pasó de “Cenicienta” de Sudamérica a “Rebelde sin causa” y, de allí, a “Bella durmiente”. Tiene el material –la mejor generación de su historia- para “verse” mejor, para agradar a los sentidos, pero entró en un letargo inexplicable.

No hay reflexión lógica que argumente cómo jugadores que despuntan en las mejores ligas del planeta (España, Italia, Inglaterra) pierdan sus “mágicos poderes” cuando se enfundan la casaca criolla. Salvo contadas excepciones, ningún rendimiento se salva de la quema.

«No veo el respaldo que necesita un técnico», explicó Noel Sanvicente tras sufrir su doceava derrota en 17 partidos como seleccionador patrio. Y agregó: “Los jugadores respaldan a un técnico cuando se gana, cuando se ve esa intensidad dentro de la cancha”.

Resulta paradójico que un concepto tan extendido en el ciclo de “Chita” como la  “intensidad”, haya sido la virtud más extrañada en los cuatro partidos del Premundial. El mensaje del DT parece no haber hecho mella en sus jugadores y parece no haber tiempo para reformular el mensaje.

La nula cosecha expone al técnico guayanés. En cuanto a partidos oficiales, Sanvicente, en seis meses, igualó el registro negativo de José Omar Pastoriza, quien entre junio de 1999 y junio del 2000, ligó seis caídas en fila como DT nacional. En materia de resultados, el retroceso es evidente. Desde 1993, la Vinotinto no perdía sus primeros cuatro partidos de un Premundial.

“Se perdió la mística”

“Hemos perdido la competencia y la mística. Tenemos dependencia de lo colectivo, hoy en día no somos ese grupo que siempre fuimos y creo que debemos volver a las raíces”, confesó Oswaldo Vizcarrondo, uno de los pocos en dar la cara en zona mixta.

Una vez consumada la debacle, “Vizca” se mostró tajante: “Cuando llegamos a un momento tan trágico como este, hay responsabilidades compartidas, nadie se puede liberar”.

Futuro incierto

Por su parte, Sanvicente reconoció el fracaso, pero eligió quedarse al mando, al pendiente de una reunión con los federativos. El tema es que su disertación tras la hecatombe promete acarrear más división. A no ser que se atreva a arrancar de raíz todo lo que no quiso en su momento. Si «Chita» considera que algunos jugadores le hacen la cama (opción no descartable) es incoherente que el de San Félix se dé un tiro en el pie convocando a quien le “mete goles en contra”. El DT es quien gestiona.

Chances tuvo Sanvicente (Copa América 2015, por ejemplo) para acometer un recambio generacional necesario. Ahora, con el crédito agotado, se antoja demasiado tarde. Ante tal situación, las miradas apuntan a los despachos de Sabana Grande. La contra es que la dirigencia no existe. Con la cabeza pensante de la FVF tras las rejas, será complicado cortar el nudo gordiano de la selección. Sin embargo, Sanvicente puso su granito de arena para empezar a desatarlo: «Aquí hay un solo culpable, soy yo».

 

“Es un momento difícil para la selección y para cada jugador. Pero ahora habrá mucho tiempo, hasta marzo, para analizar y prepararse y salir de esta situación”.

Christian Santos. Delantero de Venezuela

 

«Es normal querer sacar a uno y no a 25, así es en cualquier parte del mundo. Muchos ya no creen, la gente se apunta con los ganadores».

Noel Sanvicente. Entrenador de Venezuela



En :Futbol

Temas relacionados: