E-waste, un fenómeno que afecta a toda la ciudadanía

e-waste Basura ElectronicaBasura Electrónica, Fuente: Pixabay

E-waste, un fenómeno que afecta a toda la ciudadanía.

La tecnología crece un ritmo imparable desde hace algunas décadas. Este hecho irrefutable, ayuda a millones de personas a realizar sus actividades diarias de una manera más cómoda y con mayor celeridad debido a los dispositivos electrónicos puestos a su alcance. Todo progreso que mejor la vida de las personas es positiva, aunque también pueda tener algún punto de controversia, como sucede en el apartado tecnológico con la generación a nivel mundial de millones de toneladas de basura electrónica o e-waste. Esto se produce como consecuencia de la nueva adquisición de nuevos dispositivos que obligan al usuario en cuestión a deshacerse de los más obsoletos o que han llegado al final de su vida útil.

 

Un estudio de Betway el casino online pone de manifiesto la problemática que está surgiendo en términos de medio ambiente, como consecuencia de las ingentes millones de toneladas de esta basura electrónica desechada anualmente, especialmente en los países desarrollados. Cuando surge una tesitura de esta magnitud, es necesario tomar medidas de manera rápida y concisa para limitar los daños que se puedan suscitar como consecuencia de esta gran cantidad de residuos.

 

En este sentido, una voz experta en la materia como Hernani Dimantas investigador colaborador en Sobrevivência Planetária de la Universidad de São Paulo y fundador y coordinador de proyectos sobre la chatarra electrónica postula que “e-waste no lo forman solo aparatos electrónicos dañados”, como suele pensar el gran público. Según Dimantas, “el principal generador de basura es la obsolescencia programada, es decir, aparatos que funcionan, sin embargo, ya no tienen la capacidad para utilizarse para lo que se han fabricado”.

 

Los dispositivos informáticos y los que permiten estar conectados al mundo, son los que mayor tasa de reposición están teniendo de una década a esta parte. Las especificaciones de muchos de estos productos mejoran prácticamente a diario, haciendo que el cambio de un dispositivo obsoleto por otro actual sea algo común dentro de los países desarrollados. Se debe poner el foco en cómo desechar esos aparatos electrónicos inservibles para que tengan el menor impacto posible sobre el medio ambiente.

La problemática está tomando un cariz de cotas insospechadas hace varios años. En 2017 se generaron produjeron 44,7 millones de toneladas de e-waste, lo que equivale al peso de 4,5 mil torres Eiffel, cifra que se irá acrecentando en los años venideros. Las medidas para llevar a cabo un reciclaje integral de esta cantidad de e-waste se antojan vitales para garantizar la conservación del planeta.

 

 

En :Tecnología,Última Hora