COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Humo en Caracas, ¿que hacer para protegernos?

foto.archivo

Los incendios no sólo causan daños en el ambiente, también lo hacen en las personas. Asma, rinitis alérgica, conjuntivitis, tos y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), son algunas de las afecciones causadas por el humo de la quema de árboles y plantas.

Para combatir algunas de estas enfermedades los médicos recomiendan evitar la exposición al humo y tomar algunas medidas preventivas que pueden implementarse en casas y oficinas.

José Silva, neumonólogo y presidente de la Sociedad Venezolana de Neumonología, explica a El Universal que ante esta situación la población debe mantenerse alejada de los humos. Para ello la mejor prevención es evitar los lugares donde ocurren incendios. Y si es inevitable estar allí, el médico recomienda mantenerse en áreas ventiladas o cerradas para impedir que el humo entre a los hogares u oficinas. “Esto implica mantener los aires acondicionados configurados para que no entre aire de afuera y circule siempre el mismo aire”.

El galeno sugiere mantener las ventanas cerradas y sólo abrirlas durante las noches; esto debido a que es en el día cuando arrecia la quema de árboles y plantas, mientras que en las noches las cenizas se aplacan debido a la cantidad de agua que han recibido al tratar de apagarlos.

El uso de aire acondicionado es una buena opción porque filtra las partículas de humo y permite obtener un aire más limpio dentro de las casas, apartamentos y oficinas.

Con respecto al uso de tapabocas, a su juicio es poco lo que se puede hacer pues las partículas son bastantes pequeñas y las personas no están habituadas a cargarlo puesto todo el día, pero de hacerlo sugiere que sea del prefiltro N95 ya que este garantiza una mejor protección respiratoria contra polvos y partículas.

El humo no sólo aumenta el riesgo de lesiones respiratorias sino también las cardiovasculares. “Las partículas que entran en los pulmones van a ocasionar una reacción inflamatoria que es capaz de desencadenar infartos y accidentes cerebrocardiovasculares”, arguye el médico.

Otras medidas

Una medida que no puede quedarse por fuera es la hidratación, pues es la mejor manera de combatir la molestia de garganta.

Las personas con problemas respiratorios deben evitar hacer ejercicios al aire libre hasta tanto no disminuyan al humo de los incendios y las cenizas en suspensión.

Para quienes tienen problemas de irritación en los ojos la recomendación es usar lentes de sol que impidan que el aire penetre en el globo ocular. También se sugiere aplicar lágrimas artificiales que contrarresten la irritación y resequedad.

Los expertos sugieren, además, aplicar toallas húmedas sobre nariz y boca para evitar las molestias del humo.



En :Salud y Vida Sana

Temas relacionados: