Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Lluvias afectan viviendas en sur y oeste de la ciudad


   El municipio Libertador fue el más golpeado por las lluvias que ayer cayeron sobre la Gran Caracas, ya que allí 60 viviendas fueron afectadas de manera total o parcial.

En la parroquia San Pedro la crecida del río Valle inundó 36 viviendas en el barrio Los Chaguaramos, y 48 familias debieron ser desalojadas, aunque solo de manera preventiva. Menos suerte tuvieron las 56 personas que debieron ser trasladadas a refugios luego de que en total otras 24 casas colapasaran o quedaran en riesgo en la calle 3 de La Ceiba (San Agustín), la subida de la quebrada El Manantial (Macarao) o El Carmen (Antímano).

En La Ceiba una vivienda se desplomó por completo y otra de manera parcial hacia las nueve de la mañana, pero otras seis quedaron inhabitables. Sus habitantes serán ubicados de manera temporal en un refugio solidario (la casa de algún vecino) antes de pasar a un refugio propiamente dicho. A Xiomara Flores, una de las afectadas, le dijeron que allí deberá esperar entre uno y dos años antes de recibir una vivienda.

Ella, que tiene cincuenta años viviendo en la zona, recuerda que la única vez que el sector había sido afectado por derrumbes fue en el mes de junio de 1987, cuando once personas murieron tapiadas.

Maglén Córdova, por su lado, siente que ha existido demasiada desidia por parte de las autoridades, y así cuenta que en esa misma calle 3 demolieron una casa porque estaba en alto riesgo y jamás sacaron los escombros, que terminaron tapando la vía de acceso.

En Antímano, la crecida de la quebrada El Carmen afectó a ocho viviendas y veinte personas (diez adultos y diez niños) tuvieron que ser desalojadas. En Macarao, el número de viviendas golpeadas por las lluvias también ascendió a ocho, y a quince personas tuvieron que sacarlas.

La autopista por techo

Para los habitantes del barrio Los Chaguaramos el terror comenzó ayer a las ocho y media de la mañana, cuando de pronto se dieron cuenta de que las aguas contaminadas del río Valle (afluente del Guaire) estaban inundando sus casas.

Los afectados de este barrio, que se formó hace 35 años en la rivera del río y cuyas casas tienen por techo la autopista Valle-Coche, se comunicaron con los bomberos, quienes acudieron en seguida, y al percatarse se los altos niveles del río, desalojaron de forma preventiva a las familias. «Lo que les estamos pidiendo es que esperen fuera del pasillo a que baje el afluente, queremos evitar que haya muertos», afirmó un funcionario. Sin embargo, a los vecinos se les hizo difícil acatar las órdenes de inmediato, pues comenzaron a movilizar todos los enseres y equipos eléctricos afuera de las casas.

Nelly Galvis, vecina del barrio hace 15 años, hizo un llamado al Gobierno para que los reubique. «No dormimos si el río crece. Cada vez que hay una emergencia nos prometen soluciones, pero no cumplen». Galvis contó que los niños viven entre constantes enfermedades, pues una vez que las aguas negras entran, aunque limpien, la contaminación queda.

Pese a la angustia que vivió la comunidad, los bomberos no plantearon la posibilidad de llevar a las familias a refugios. Los afectados se mostraron de acuerdo con esta decisión, aunque siguen esperanzados en tener algún día esa vivienda en la que nunca han vivido.




En :Noticias Nacionales

Temas relacionados:


25 viviendas afectadas por las lluvias en el oeste