COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

¿Es posible Estudiar y trabajar al mismo tiempo?

Estudiar y trabajar

La formación académica es, sin duda, una pieza clave de nuestra vida laboral y personal. Aunque lo usual es dedicar la primera etapa de la vida a estos máster, no siempre se puede completar con éxito. Y no es raro ver, por ejemplo, a gente haciendo másters a distancia para completar sus estudios, o tratar de sacar una carrera al salir del trabajo. Porque estudiar y trabajar es posible.

Estudiar para trabajar

No todo el mundo puede primero estudiar y luego trabajar. Porque lo ideal es llegar a terminar una carrera universitaria o quizá un módulo donde haber aprendido un oficio. Incluso hacer estudios de postgrado. Es la manera ideal para afrontar la futura vida laboral con más garantías de éxito.

Lo que ocurre es que, en muchas ocasiones hay que dejar «aparcados» los estudios por motivos, generalmente económicos.

Tras finalizar una carrera también tenemos este escenario: gente que tiene que trabajar para empezar un nuevo proyecto vital como puede ser el matrimonio, o por generar ahorros para una vivienda, o para pagar un préstamo concedido para poder realizar sus estudios. Este es el momento de decidir si buscar un trabajo y olvidarse de los estudios, o si plantearse una oposición o un máster. Este segundo supuesto es más costoso y nos lleva a la posibilidad de compaginar esfuerzos.
Dónde estudiar

Elegir el centro que nos permita compatibilizar el trabajo y los estudios es una tarea de crucial importancia. Empresas como el Instituto Europeo de Postgrado y la Escuela de negocios de la Universidad CEU San Pablo ofrecen la posibilidad de hacer masteres a distancia y programas de postgrado online para directivos y ejecutivos de empresas e instituciones.

Este caso concreto es un centro educativo que tiene amplia experiencia en la formación a través de internet, como asi lo acreditan las más de 1.000.000 de horas de clase anuales impartidas a sus más de 1.500 alumnos de varias nacionalidades en su modalidad On-Line.

Por supuesto, existen también ayudas económicas en forma de becas que, el mismo Instituto Europeo de Postgrado se encarga de tramitar. Es una ayuda más para aquellos que piensan abordar un proyecto que también es exigente en el plano económico.
Estudiar y trabajar al mismo tiempo

Cualquiera que sea el caso, si se opta por compatibilizar ambas actividades, hay que tener muy claros los objetivos, ser muy disciplinado y tener mucha capacidad de trabajo. Ambas actividades nos consumen tiempo, energía y recursos.

Por eso lo más usual es que se opte por el abandono de los estudios, ya que no aportan un beneficio económico inmediato y sí que son una fuente de consumo de recursos.

No obstante, sí que se pueden compatibilizar ambas actividades, a las que hay que añadir el tiempo que se debe dedicar a la familia y, por supuesto, al ocio y esparcimiento personales. Porque todo es necesario y útil.

Algunas claves para lograr el éxito son:

• Administrar el tiempo: hay que planificar la jornada. Eso de dejar los estudios para el día antes del examen es un lujo que no te puedes permitir nunca, pero mucho menos compatibilizando trabajo y estudio.
Buscar un trabajo de media jornada o máximo unas 6 horas por día: no es fácil, pero es una alternativa más llevadera que trabajar un horario normal y acudir al centro de estudios en horario nocturno. Tampoco es llevadero a la larga trabajar en fin de semana y estudiar entre semana, aunque es siempre cuestión del encaje personal que se logre.
• Buscar un trabajo o cerca del domicilio o cerca de la universidad para reducir los tiempos muertos de desplazamiento y el cansancio que provocan.
• Según vayas terminando, intenta cambiarte a un trabajo más relacionado con los estudios. Irás obteniendo ya experiencia profesional relevante, aparte de las prácticas que debas hacer para completar los estudios.
• Ten claros tus objetivos para no caer en la desmotivación que hará que dejes de asistir a las clases.
• Intenta pedir días de permiso antes de los exámenes con anticipación para poder organizar el trabajo sin tu presencia y para acudir mejor preparado.
• Aprovecha todo rato perdido que puedas: una pausa de sobremesa en el trabajo para repasar algo, un desplazamiento, tiempos entre clases, etc.
• Preguntar si tu empresa otorga becas de estudio que te ayuden a pagar matrícula y libros.

No es fácil, pero la recompensa merece la pena. Cuando te decidas a buscar un nuevo trabajo para desarrollar esa profesión para la que te has formado, se valorará muy positivamente en los procesos de selección el haber conseguido la carrera o haber hecho masters a distancia mientras trabajas.

Compromiso, orden y capacidad de trabajo son virtudes que dejarás claras a las empresas en las que te postules como demandante de un puesto.

 

Artículo publicado en http://www.blog.untrabajo.es/

En :Entorno Laboral