COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Sinfónica Simón Bolívar triunfa en Ginebra y Verona


  La entrega del premio Echo Klassik al maestro Abreu por su Compromiso Social fue la antesala de una gira en la que se reunieron tres generaciones de El Sistema

El Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela sigue conquistando territorios. No sólo el maestro José Antonio Abreu, director fundador de la institución, recibió el 02 de octubre el Premio Echo Klassik al Compromiso Social, sino que del 4 al 8 de octubre, los músicos venezolanos, dirigidos por los maestros Alfredo Rugeles y Christian Vásquez, triunfaron al presentarse  por primera vez en el Victoria Hall de Ginebra, Suiza, y en el Teatro Filarmónico de Verona, Italia.

En Ginebra,  los venezolanos tocaron a beneficio del Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura. Con la taquilla del primer concierto se logró que el Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, perteneciente a la Fundación Musical Simón Bolívar – adscrita  a la Presidencia de la República -,  recaudara 38.000 dólares.

En esta primera parada, El Sistema dio sus primeros pasos para la creación de un convenio entre el Conservatorio de Ginebra y el Conservatorio de Música Simón Bolívar de Venezuela, que colaborará con la institución suiza en la creación de diversos programas inspirados en el modelo pedagógico del sistema de orquestas venezolano.

Recibida cálidamente durante dos conciertos es esta ciudad suiza, la orquesta interpretó la Sinfonía Nº 12 de Shostakovich, el Concierto para Violín y Orquesta, de Tchaikovsky, y un programa de música latinoamericana que incluyó obras como el Danzón Nº 2 de Arturo Márquez, la Suite del Ballet La Estancia, de Alberto Ginastera  y Santa Cruz de Pacairigua de Evencio Castellanos, que se ganó el aplauso entusiasta del público. “Creo que el público europeo se interesa cada vez más en el repertorio latinoamericano, que es también un repertorio universal. Además, nosotros llevamos esta música en la sangre y lo hacemos sentir”, señaló Christian Vásquez.

En Verona, el maestro Alfredo Rugeles dirigió el Romeo y Julieta de Tchaikovsky. Se trataba de un reto en la tierra que inspiró la historia de amor y tragedia de Montescos y Capuletos. El público selló el atrevimiento con un aplauso prolongado que dio paso a la interpretación del Pájaro de Fuego de Igor Stravinsky. “La orquesta tiene una gran conciencia del sonido de las obras rusas. Se trata de un sonido que ellos han encontrado y que siguen profundizando”, señaló el maestro Rugeles.



En :Última Hora

Temas relacionados: