ASUNTO ECONÓMICO: Equilibrio gubernamental


Toda economía inflacionaria tiene una característica común presente en cualquiera de sus etapas y es la velocidad a la cual se mueven sus factores, lo que dificulta realizar pronósticos fiables y por lo tanto diseñar políticas acertadas que permitan responder a las demandas del mercado.

¿Quiere un ejemplo? Consideremos (en lo que va de año) las veces que se ha pronosticado la inflación final para el año 2018 en Venezuela, también lo concerniente al incremento salarial esperado, cifras de desempleo, escasez de alimentos o el parque automotor en funcionamiento ¿Se han cumplido?

Si se ha realizado seguimiento a estos temas la respuesta seguramente será un rotundo NO, por eso lo más responsable sería tratar de realizar análisis sobre temas macro, evitando en lo posible realizar pronósticos.

Lo anterior cobra especial importancia ya que en economías inflacionarias erróneamente se piensa en buscar equilibrios como meta macro inmediata, cuando lo normal y apropiado es estabilizar (frenar y detener en algún punto) la situación del mercado, para posteriormente diseñar las políticas conducentes al equilibrio.

Ahora bien ¿Qué sucede cuando no se actúa de la manera anterior?

Más que presentar las consecuencias, presentaremos como ejemplo el caso venezolano y el “paquete” de medidas económicas recientes, de las cuales destaca el incremento salarial superior a 3364 % es decir, si suponemos que en una familia promedio de cinco personas, dos de ellos devengan un salario mínimo, el incremento en su renta equivaldría a 6728 %, sin embargo por positivo que esto pueda parecer a algunos recordemos que en concordancia con la política que el Estado Venezolano ha venido aplicando, este último siempre buscará equilibrar la balanza o dicho de otra manera, poder captar (por distintas vías) el incremento que fue otorgado vía ingresos; incluso se pudiese pensar que dicho equilibrio será establecido erróneamente.

Una vez decretado el incremento salarial (ingresos) se han establecido otros incrementos pero vía egresos (sin contar con otros que se esperan, como en el caso del combustible), entre los que se encuentran tasa del Impuesto al Valor Agregado de 12 % a 16 % (33 % de incremento), precios “acordados” de ciertos rubros alimenticios que pueden ir desde 25 % a 400 % (caso de la mortadela), y más recientemente (miércoles 12/09/2018) se estableció un incremento en la Unidad Tributaria de 141.000 %.

Si consideramos el incremento porcentual de cada aspecto mencionado podemos tener una idea del desequilibrio existente y lo que parece ser una errónea planificación económica, sin embargo si consideramos o al menos tratamos de determinar el impacto de cada aspecto en el resto de rubros en la economía venezolana, fácilmente se puede asegurar que contrariamente a lo que busca todo plan de ajuste, se estará profundizando el caos ya experimentado o en términos más coloquiales, Venezuela parece estar direccionada a conocer una escala más profunda de pobreza.

Por lo antes expuesto usted que amablemente lee esta columna trate de ajustarse a lo inmediato, al corto plazo, entendiendo que pronosticar o pensar en el mediano y largo plazo solo traerá más decepción a la que ya tiene acumulada.

Aníbal Araque|@econ_araque|Economista|Perito|Asesor

economia-integral@hotmail.com

Loading...
ASUNTO ECONÓMICO: Equilibrio gubernamental ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Economía


Sigue leyendo con estos contenidos relacionados:

JESÚS CASTILLO: Políticos cobardes
Carlos Blanco: Venezuela, epicentro del sismo
Los Runrunes de Bocaranda del martes 11.09.2018
Sainete en cápsulas : El último “lingoncito”
Los que huyen de Venezuela