Siete reglas para hacer running con tu perro

Todo dependerá de tu forma física y de la edad y la raza del perro. Así que lo primero será probar. Te contamos las reglas básicas para que ambos disfrutéis del entrenamiento en común.

1. Haz una prueba. Los perros como los humanos necesitan hacer ejercicio a diario para crecer sanos y felices, pero también, como los humanos, tienen muchas veces sobrepeso o pueden padecer alguna enfermedad que afecte a su rendimiento físico. Además todas las razas no están preparadas para correr largas distancias ni lo disfrutan pero casi todos pueden aprender a ser buenos compañeros de carrera.

2. No des por hecho que tu perro es un gran corredor. Ten en cuenta la edad, la salud y la raza de tu perro antes de llevarlo a correr. Recuerda que los perros de mas edad suelen tener problemas articulares y, los pequeños, las extremidades cortas. Otras razas de nariz pequeña como los chihuahua o los bulldogs pueden tener problemas de respiración por el esfuerzo físico.

3. Haz una visita al veterinario. Si no estás segura de que tu perro vaya a disfrutar del running, llévalo antes al veterinario para que sea él quien determine si hay algún impedimento importante para que tu mascota te acompañe a correr. Quizás le recomienden ajustar la dieta o tomar algún suplemento.

4. Abstente de llevarlo a correr si es un cachorro. Esta actividad puede dañar las articulaciones y los huesos de un perro demasiado joven que aún están en proceso de crecimiento. Cada raza tiene ritmos diferentes de crecimiento y es más seguro que un veterinario determine si los cartílagos que están al final de los huesos ya están totalmente formados o aún está creciendo. Si es así, no debes llevarlo a correr.

5. Empieza despacio. Al igual que un ser humano, un perro de vida sedentaria, que ha pasado buena parte de su vida en el sofá, no debe empezar a correr a gran intensidad y distancias muy largas desde el principio. Exactamente igual que en un humano se dispararía el riesgo de sufrir una lesión. La actividad física debe ser progresiva, y lo ideal es combinar intervalos de correr y caminar.

6. No te saltes el calentamiento. Estás harta de que te lo digan, pero suprimir esta fase de un entrenamiento es la manera más fácil de lesionarse. Y ahora también le puede pasar a tu perro. El calentamiento prepara los músculos y te protege contra las lesiones. Aprovecha el calentamiento para que tu perro explore la zona y haga sus necesidades.

7. Enséñale a tu perro a obedecer órdenes básicas. Por su seguridad debes enseñarle a obedecer órdenes básicas que le servirán para cruzar las calles e interactuar con otras personas y mascotas. Además conviene que obedezca y que no se detenga ante cada árbol porque, si lo hace, tu entrenamiento perderá intensidad y será como sacar a pasear al perro.

fuente.msn

En :Mascotas

Brasileño con 98 años correrá en la final de 100 metros