Trabajo en Acción Renacer del movimiento sindical

miguel quirozmiguel quiroz

Trabajo en Acción

Renacer del movimiento sindical

Miguel Quiroz

Durante los 18 años que prácticamente lleva este régimen la lucha sindical ha sido vilipendiada, minimizada y menospreciada; el gobierno de Hugo Chávez primero y después Nicolás Maduro han pretendido suspender los fueros sindicales, dividir a los trabajadores e impulsar una política de neo-esclavitud.

Ellos se definieron como socialistas y defensores de los trabajadores, pero eso es sólo teoría. En la práctica estos años han sido funestos para las reivindicaciones de los trabajadores.

En este transcurrir del tiempo se han perdido miles de puestos de trabajo. Las empresas han quebrado o las han expropiado.

La inflación golpea con mayor ahínco a aquellos padres y madres de familia que subsisten, cada vez menos, con un ingreso mínimo o un poquito más alto que eso.

Durante este lapso de tiempo, los empleados del Estado han sido los más agredidos en sus derechos.

Contratos colectivos paralizados, obsoletos y caducos siguen siendo marcos de referencia en unas relaciones trabajador-patrono  que distan mucho de ser lo que deberían ser.

La masa trabajadora dependiente del Estado es la que más ha padecido los sinsabores de un modelo político y económico que entiende al sindicalismo y a las luchas obreriles como un estorbo a planes políticos.

Y no es la primera vez que esto ocurre en el mundo; los países comunistas hablan de ser los legítimos representantes del proletariado, pero en esas naciones no existe ni el básico derecho a la huelga.

Los trabajadores en los regímenes radicales  pierden su humanidad para convertirse simplemente en una masa que produce, y lo hace como autómatas siguiendo las instrucciones de la cúpula gobernante. Y esto es lo que siempre soñó Chávez y ahora anhela con desesperación Nicolás Maduro.

No obstante, a pesar de los ataques, de la insidia, de las aberraciones adelantadas por el Gobierno el movimiento sindical está vivo y gozando de una buena salud.

Todos quienes representamos a los millones de hombres y mujeres de los campos de trabajo estamos más comprometidos que nunca con la nación y con la defensa de los intereses de los trabajadores.

Y en la medida que avancemos en el rescate de la democracia venezolana, en la ruta hacia la conquista de la libertad de la nación renacerá aún con más vigor y fuerza el movimiento sindical.

Seremos los obreros, y de esto no tengo duda, el gran factor determinante para la salida del régimen de Maduro, seremos ente motivardor y ejecutor de los cambios que aspiran la inmensa mayoría de un pueblo que se cansó de las mentiras, el hambre y la inseguridad que son las únicas obras que pueden mostrar desde el Palacio de Miraflores.

Los trabajadores somos la savia que mueve un país, somos la sangre del cuerpo nacional y por ende como ciudadanos, como pueblo nos tenemos que hacer sentir por todos los rincones d ela nación.

Estamos listos. Vamos por el rescate del sindicalismo, vamos por el rescate de la democracia y el nacimiento de la nueva Venezuela que queremos y que tenemos que construir entre todos.

 

En :Notas de Prensa