El Barça supera la marcha de Messi

LIONEL MESSIFOTO.PIXABAY

El tiempo vuela. Ya ha pasado más de medio año desde que Messi abandonó la disciplina del FC Barcelona. Como es bien sabido por cualquier aficionado al deporte rey, su destino fue el Paris Saint-Germain, club que se encuentra actualmente en las antípodas deportivas del Barça actual. Y no hacemos referencia a la calidad de sus plantillas, sino al contexto momentáneo de ambos equipos.

El del PSG es un proyecto consolidado. Una plantilla construida para ganar títulos a corto plazo. Una suma de talento que afronta la segunda mitad de la temporada con la ambición de dejar huella en la historia. Su gran objetivo tiene nombre y apellidos: la Champions League. Messi vio en el equipo francés una oportunidad única para cerrar su carrera deportiva en la élite con garantías, compitiendo por los títulos al ritmo de una orquesta plenamente afinada.

El Barça, sin embargo, demandaba paciencia tras la marcha de su figura más trascendente. Y la utilización del pasado es intencionada, ya que han sido meses muy complicados para la institución. El equipo azulgrana vivió una situación dramática basada en dos ejes: un contexto económico altamente desfavorable y una pérdida de competitividad tangible en su plantilla. Cara y cruz; PSG y FC Barcelona.

El encargado de marcar las diferencias se fue del club por la puerta trasera, y la temporada se dibujaba como un año plenamente de transición. La afición catalana, acostumbrada siempre a competir y luchar por los títulos, se quedó sin talento del que presumir sobre el césped del Camp Nou. Un punto de peregrinación ineludible para todos los aficionados al buen fútbol que iba acumulando demasiadas noches de impotencia.

Joan Laporta, nuevo presidente del club, tuvo que tomar decisiones estratégicas claves para enderezar el tren descarrilado. La primera pasó por un cambio de entrenador. Uno de los mitos máximos de la historia azulgrana se colocó al frente del equipo para recuperar sensaciones perdidas. Xavi Hernández fue el hombre escogido para sustituir a Ronald Koeman, y con la perspectiva que aporta el tiempo, ya puede afirmarse que ha sido una decisión plenamente acertada. El de Terrassa tenía la idea, pero necesitaba las herramientas para ejecutarla correctamente.

Y este es el segundo pilar de la nueva era post Leo: la buena elección en las incorporaciones. Aubameyang, Ferran Torres, Adama y Alves han aportado frescura y un lavado de cara al equipo. El club ha completado un febrero de ensueño, con actuaciones individuales y colectivas magníficas. Por tanto, se puede afirmar con la máxima cautela, que el Barça ha superado el duelo de la marcha de Messi.

El FC Barcelona es actualmente el máximo favorito para ganar la Europa League. Consiguió eliminar al Nápoles con una exhibición futbolística, y presentó candidatura a campeón. A pesar de su buen rendimiento en la EL, el objetivo prioritario del Barça sigue siendo el de clasificarse para la próxima edición de la Champions, el mayor escaparate futbolístico mundial. Lo es por sus igualados choques, cuya lista puede apreciarse en Oddschecker, o por el nivel inherente de los equipos que toman parte en el torneo. Los seguidores azulgranas se muestran convencidos de conseguir este objetivo, una situación colectiva muy diferente a la del astro argentino y sus compañeros en el PSG. Los franceses ya tienen la clasificación virtualmente conseguida al ocupar cómodamente el primer puesto de su liga. El Barça podría obtener la clasificación directa para la Champions League ganando la Europa League.

Tras el dolor queda el recuerdo, y la figura de Messi se magnifica en la historia azulgrana al mismo tiempo que los culés van pasando página.

Hay que destacar también que el argentino ha vivido unos meses complicados en París. Su figura ha sido discutida y su aclimatación no ha sido fácil. Pero parece que, tras una serie de buenas actuaciones individuales, el atacante empieza a entenderse con sus nuevos colegas. Estrellas mundiales como Neymar o Mbappé, futbolistas que ya se han cruzado anteriormente con el jugador, ya sea como compañeros en el Barça o como rivales en enfrentamientos de selecciones. Deportistas que actualmente practican un fútbol muy diferente al tiki taka blaugrana. Messi y el Barça comienzan a brillar el uno sin el otro, y quién sabe si el destino les volverá a unir.

 

 

La Supercopa de Europa enfrenta al campeón de la Europa League contra el campeón de la Champions: Barça y PSG son los máximos favoritos. Es una carambola complicada, pero si la predicción finalmente se cumple, Messi y el Barça competirán por un título. Esta vez como rivales. ¿O lo harán de nuevo bajo la misma bandera? Nos esperan unos meses interesantes, ya que el jugador siempre ha reconocido de forma intencionadamente ambigua que quiere volver al club. Pero todo ello sin especificar un rol concreto. ¿Desde el palco o desde el césped?.

 

 




Categoria(s) del contenido: Bundesliga,Champions League,Deportes,Futbol,LaLiga Santander,Premier League


Comparte en tus redes sociales:

Síguenos en nuestras redes sociales:


Te recomendamos leer los siguientes contenidos relacionados:

Sigue leyendo los temas más populares: