COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Una silla de escritorio inadecuada puede afectar tu salud

SILLA ERGONOMICAFoto. Nota de Prensa UC

 

Una silla de escritorio inadecuada puede afectar tu salud

El teletrabajo ha llegado para quedarse, o al menos así desean desde España y otros países. 2020 ha sido el año del espaldarazo definitivo al teletrabajo por una cuestión obvia, el coronavirus ha impulsado esta fórmula laboral como vía para reducir los contagios y evitar la propagación de la pandemia.

Un estudio publicado en España por la empresa Ricoh Europa afirma que tres de cada cuatro empleados de pequeñas y medianas empresas prefieren seguir trabajando a distancia una vez se supere la segunda ola de Covid-19.

El informe muestra también que un 49% de los encuestados ha usado sus dispositivos personales para trabajar y que un 31% ha tenido problemas técnicos y de comunicación que le han dificultado el trabajo.

Los datos señalan la preferencia de los trabajadores por emplearse desde casa, pero también la necesidad de equipar bien esos espacios laborales, tanto en el aspecto tecnológico como de equipamiento, con mobiliario de oficina adecuado, donde entra por supuesto la silla de escritorio.

¿Qué ocurre cuando la silla de escritorio no es cómoda ni funcional?

La dinámica de trabajo en las oficinas obliga a permanecer largas jornadas sentados frente a una pantalla. Si no se cuida la educación postural y se interiorizan hábitos adecuados de comportamiento, esto puede generar en importantes problemas de salud para los trabajadores.

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo indica que más del 60% de la población es susceptible a padecer dolores lumbares o cervicales en algún momento de su vida derivados de cuestiones laborales.

Las malas posturas, adoptadas en muchas ocasiones por no disponer de un material de oficina adecuado, provoca afectaciones físicas y también perjuicios en la productividad laboral, más absentismo y más bajas por enfermedad.

En el corto plazo, esta situación se traduce en un nivel más bajo de productividad, pero a medio y largo plazo, las consecuencias pueden ser graves para la salud generando problemas en articulaciones y tendones y deformaciones en el cuello y la columna.

A su vez, si no existe una correcta postura laboral, los problemas pueden afectar también a la vista, pues quienes trabajan en una oficina y pasan largas horas frente a una pantalla, acaban acumulando fatiga visual que ocasiona problemas para la vista.

Cómo escoger el material de oficina adecuado

La encuesta de Ricoh Europa incide principalmente en la falta de medios a los que se enfrentan muchos trabajadores cuando inician sus jornadas laborales desde casa. Ese debate está también sobre la mesa, ¿quién debe sufragar gastos como la conexión a internet, el equipamiento tecnológico o incluso el mobiliario de oficina?

No obstante, no se hace mucha referencia a la importancia del material de oficina, y en concreto a la silla de escritorio, que debe ser ergonómica, cómoda y funcional para que la jornada laboral sea productiva. En Ofichairs ofrecen algunas claves para acertar con la elección de este elemento.

Altura de la silla, siempre regulable

Lo más habitual es adquirir sillas que tengan una altura comprendida entre los 44 y los 57 centímetros, pues así se ajustan a la altura de las mesas de escritorio, que oscilan entre los 70 y los 75 centímetros.

Es recomendable que el asiento se sitúe entre 20 y 25 centímetros por debajo de la altura de la mesa, aunque esto depende de cada persona. A su vez, la silla debe ser regulable en altura y ha de colocarse de tal modo que los pies queden completamente planos en el suelo y las rodillas flexionadas en un ángulo de 90 grados.

Material y asiento

Los tejidos de polipiel son más sencillos de limpiar, pero la malla presenta mejor nivel de transpiración. Sea cual sea la elección, es importante que la silla esté certificada por organismos internacionales y responda a criterios de estandarización.

Con respecto al asiento, este debe ser firme pero cómodo, con acolchado suficiente para resultar confortable pero que no se vaya ablandando.

Las sillas ergonómicas tienen respaldo, siempre

La ergonomía es la disciplina que estudia cómo la forma de los objetos incide en su uso adecuado para ganar en productividad y no afectar a la salud de quienes los usan. Trasladando esto a las sillas de oficina, no hay modelo ergonómico que no incluya respaldo, pues una buena silla es aquella en la que la columna vertebral se apoya por completo.

El respaldo debe incidir especialmente en dos áreas, los lumbares en la zona inferior; y los cervicales en la zona superior. Como con el asiento, el respaldo ha de ser firme pero cómodo.

Posabrazos y posibilidad de reclinación

Otro punto de ajuste en sillas de escritorio es su capacidad de reclinación. Reclinarse reduce la presión sobre la columna vertebral y permite adoptar una posición más cómoda de manera momentánea, para facilitar la lectura o los momentos de relajación.

Asimimo, los reposabrazos brindan un gran apoyo, pues reducen la presión que sentirían los brazos en caso de estar colocados sobre el aire. La clave consiste en alcanzar un estado de relajación que facilite el trabajo continuo.

Las sillas de oficina son elementos imprescindibles en esta nueva cultura del teletrabajo. Una buena elección es sinónimo de mayor productividad y preservación de la salud en el largo plazo.



En :Salud y Vida Sana

Temas relacionados:


Especialista habla sobre los beneficios del FitCombat para la Salud

Tips para afrontar la Navidad y Año Nuevo en tiempos de pandemia

Expertos aseguran que más bebés prematuros sobreviven gracias a avances de la Neuropediatría

Expertos aseguran que el Covid-19 puede reaparecer en algunos pacientes

¿Ansiedad: ¿Qué es y cómo combatirla?