COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

De gobiernos autoritários:Detienen a dos jóvenes por quemar Judas con cara de Maduro


Por al menos dos horas, la mañana de este domingo funcionarios de la Policía Municipal de Guaicaipuro (Poliguaicaipuro) mantuvieron retenidos a dos dirigentes de la Juvenil de Un Nuevo Tiempo en Guaicaipuro, el delito: intentar quemar un Judas con el rostro del presidente Nicolás Maduro.

Delsa Solórzano, dirigente de la tolda política y diputada de la Asamblea Nacional (AN), denunció a través de su cuenta Twitter el hecho.

Se conoció que los jóvenes Carlos Peñaloza y Gregory Silva se encontraban en la avenida Bermúdez de Los Teques, a las 11:00 am, exhibiendo un muñeco en representación de Judas, tal como es la tradición en Venezuela cada Domingo de Resurrección, en esta oportunidad con una foto del Presidente de la República.

Jesús González, de la organización política Voluntad Popular, califico de “ilegal y violenta” la acción de los uniformados municipales.

“Se los llevaron a la fuerza, sin motivos y contra toda ley , sin preservar sus derechos, además de que es una tradición que se cumple en todo el país e incluso latinoamerica”, sentenció.

Pasada las 12:30 del mediodía los jóvenes fueron liberados, tras acciones de protesta de los jóvenes de las organizaciones políticas que integran la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y la comunidad.

González finalizó advirtiendo que “hacemos responsables al alcalde de Guaicaipuro Francisco Garcés de la seguridad e integridad de todos los que hacemos vida en la Unidad, ya que no es la primera vez que nos amedrentan en actividades de calle “.

Fuente: Diario la región



En :Política,Última Hora

Temas relacionados:


Y en Semana Santa toca comer… Pescaditos Rebozados!

VATICANO: El papa Francisco oficia la primera misa de Domingo de Ramos de la historia sin público

Iniciar el 2020 en la playa bronceandose es la mejor opción!

Reverol: Más de 11 millones de personas se movilizaron en Semana Santa

Lunes Santo, la manifestación de la ira de Jesús en el templo y del cautivo en nuestras vidas