Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Opinión: ¿Qué más da? Por Vanessa Maneiro


vanessa-maneiro11Cuando la rebeldía se abre paso y la anarquía hace estragos, no se habla de leyes. La ley en Venezuela hace mucho tiempo se perdió, simplemente Venezuela se ha convertido en una tierra árida de constitucionalidad.

La mano negra que dirige los poderes, solo sirve para aplastar a los venezolanos con sus maquiavélicas intenciones. El trasluz que deja la intención del diálogo, y el nuevo llamado que hace Maduro a los empresarios, no es más que otra parodia del régimen. Luego del cierre de varias empresas y de las innumerables expropiaciones de tierras, que se han venido produciendo en Venezuela durante la permanencia de este gobierno.

Solo hacen recordar episodios que han quedado marcados en la historia venezolana, la cruel historia del agricultor Franklin Brito, que falleció tras varias huelgas de hambre, y que ante la desesperación de la pérdida de sus tierras, convocara a los medios para que presenciaran como se cortaba el dedo meñique. El caso de la jueza Afiuni, quien fue encarcelada en una penitenciaria pública y posteriormente en su domicilio, por haber liberado al empresario Eligio Cedeño, que llevaba preso más de dos años sin sentencia alguna. Asimismo, durante el mandato de Maduro, como la foto que se publicara en el diario El Tiempo, donde apareciera un empresario llorando, tras ser desalojado de su negocio por la Guardia Nacional, por supuestamente, vender productos a altos precios, y el mismo Maduro cuestionó a dicho medio de comunicación, indicando que el titular de la noticia, incitaba al odio, al saqueo y a la violencia.

Pero nadie en Venezuela podrá olvidar al mismo Maduro incitando al saqueo – «he ordenado la ocupación de esa red de tiendas y sacar los productos a la venta a precio justo, que no quede nada en los anaqueles, que no quede nada en los almacenes»– que se tradujo en un acto vandálico en la sucursal de Daka, de Valencia.

Venezuela está bajo el telón de la obra denominada “inconstitucionalidad”. Lo lamentable, es que parece una historia de encrucijadas de nunca acabar. Lo anormal es normal, y los poderes siguen al pie de la letra los libretos del gobierno. No hay pueblo ni ley, definitivamente, Venezuela se ha convertido en un pueblo sin ley, como una carreta sin caballo y sin jinete.

Abuso de poder, cuerpos de seguridad del estado en contra del pueblo, diputados que pierden su título, alcaldes encarcelados, un pueblo adoctrinado y miembros de la oposición que pescan en río revuelto.

Las últimas acciones de la oposición llamando a primarias para elegir candidato para la alcaldía de San Cristóbal, dejan mucho que desear. Razón tiene Fabiola Colmenares, dirigente de Voluntad Popular, al recriminarlas. Una vez más, se percibe una oposición fragmentada, donde la convergencia es cuesta arriba. Lo lógico es darle continuidad a los proyectos, y lo prudente que se consoliden criterios.

Concluyo que la solución de desmontar este teatro que es el gobierno, no está en los miembros de la oposición, se encuentra en cada uno de los venezolanos. Venezolanos luchadores, valientes y arriesgados, como los estudiantes que salieron a las calles a debatir la reforma educativa, y que pese a las resoluciones del Tribunal Supremo de Justicia, decidieron dar un paso adelante, y continuar dicha marcha sustentados en la verdadera constitucionalidad, y no en la obra teatral del gobierno.

La inconstitucionalidad, la vive el venezolano día a día, la pérdida de valores, el abuso de poder, la delincuencia, la falta de políticas públicas.

La situación que vive Venezuela, es una completa inconstitucionalidad. Existan reformas o no, resoluciones o no, leyes o no, éste gobierno hace, interpreta y ejecuta las mismas a su libre albedrío. Por tanto, ¿qué más da si los estudiantes hacen caso omiso a las resoluciones del Tribunal Supremo de Justicia?, igual las autoridades se han excedido, los han encarcelado y los han torturado. No es nada nuevo, solo lo están oficializando para lavarse las manos antes los organismos internacionales, y para justificar sus actos con supuestas resoluciones o leyes. Solo se está oficializando la dictadura, de la que ya son objeto todos los venezolanos.

¿Qué importa una nueva ley? ¿Qué más da una nueva resolución?

Vanessa Maneiro

Politóloga en Relaciones Internacionales

http://libreysinrestricciones.blogspot.fr/

@vmaneiro




En :Opinión,Política

Temas relacionados:


¿El Interinato cómo Negocio o el Negocio del Interinato?..

Leandro Area Pereira: Me niego

Abejas: grandes aliadas de la seguridad alimentaria

Respeto a la Madre Tierra, garantía para una vida sana

Isaías Márquez : AGROINDUSTRIA, COMBUSTIBLE y ELECTRICIDAD