COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Cómo organizar un desayuno


      Si tienes alojados algunos invitados o amigos en tu casa, o bien quedas con algunos compañeros de trabajo para comenzar la jornada laboral en tu hogar, lo habitual es que los invites a desayunar. El espacio ideal para tomar el desayuno es la cocina si ésta fuera lo suficientemente amplia; si no es tu caso, opta por el comedor.

El cualquier caso, coloca en el centro de la mesa el servicio general del desayuno: tostadas, mermelada, mantequilla, cereales, azucarero, etc., para que cada comensal pueda servirse por sí mismo. Dependiendo de la confianza con tus invitados, puedes servir el café y la leche, o bien dejar también en el centro los recipientes (cafetera y lechera) para que ellos hagan lo propio. Si tu costumbre es desayunar más fuerte, o tus invitados son personas con costumbres diferentes a las tuyas, añade al servicio central una fuente con frutas, una bandeja de embutidos, quesos, huevos cocidos o fritos, patés, etc.
Por otro lado, deberás disponer para cada invitado de un servicio individual que constará de una taza con su platillo, un vaso, una cucharilla para el café, un tenedor y un cuchillo de tamaño pequeño y la servilleta de papel, aunque ésta puede también situarse en un servilletero del que cada comensal se servirá en función de sus necesidades.
Una vez finalizado el desayuno, deberás retirar el servicio. Si tus invitados son de confianza lo pueden hacer entre todos. Si no fuera el caso, es recomendable que los anfitriones lo retiren. En ningún caso laves la vajilla en este momento.
Los zumos, mermeladas o la leche no se deben servir en sus envases comerciales. Utiliza los recipientes de tu vajilla adecuados para estos productos.


En :Salud y Vida Sana

Temas relacionados:


Prepara wraps de huevo con jamón

Cómo preparar crepes dulces

Desayuno Super Fitness para crear Masa Muscular

Viernes de Arepas: El Tumbarrancho Maracucho

Sandwiches de huevo y tocino crujiente el tradicional Desayuno Americano