Tips para preparar la mejor Pasta

como cocinar pasta

Cómo preparar la mejor pasta

La preparación de la pasta es muy sencilla, si quieres saber cómo preparar pasta solo debes seguir estos simples pasos:

  • Siempre usar para la preparación abundante agua, teniendo como referencia una olla casi llena por cada libra de pasta.
  • Disponemos aproximadamente de dos cucharaditas de sal por cada libra de pasta.
  • Se hace hervir el agua y solo cuando rompa hervor iniciamos la preparación.
  • En caso de ser la pasta muy larga para la olla, nunca se debe romper, una vez el agua haya empezado a actuar sobre la pasta, esta cederá un poco y se puede con facilidad disponer toda dentro de la olla.
  • Pasados pocos minutos se mueve la pasta con cuidado de no romperla, buscando que quede suelta para que no se pegue.
  • En caso de que nuestra estufa pueda dar un fuego excesivo, bajamos para ajustar una temperatura a la cual siga hirviendo el agua. No agite demasiado la pasta.
  • Teniendo en cuenta el tiempo que nos sugiere el empaque, alrededor de 3 minutos antes podemos probar la pasta, viendo que esta ya ha tomado un color más claro que el original.
  • Ha crecido un poco y  ha perdido su rigidez; La idea es buscar el punto al dente; “al dente” es cuando tomamos uno de los fideos al azar y al partirlo obtenemos un punto blanco en el centro.
  • Una vez probada se puede saber si se está a gusto con la cantidad de sal, con la idea de que esta resalte el sabor de la pasta para poderla disfrutar, y no solo sea el acompañamiento de la salsa.
  • Una vez escurrida, el ideal es consumirse en el momento.
  • En caso de tener que reservar se debe dejar cubierta, y para regenerar usar una sartén u olla caliente con mantequilla o aceite de oliva según como se haya preparado la salsa, apenas envolviéndola sin deshacerla o romperla.

Tomar en cuenta siempre lo siguiente

No dar importancia a la marca de la pasta
La materia prima siempre tiene que ser la mejor, y aunque trabajemos mucho la salsa, si la pasta no es de buena calidad, estropeará el resultado final.  No todas las marcas son iguales, por eso tenemos que empezar a apreciar el sabor de la pasta y gastarnos un poquito más si queremos un buen plato de pasta.

Utilizar poca agua para cocer
Mucha gente cuece la pasta en una olla muy pequeña para no tener que esperar mucho a que el agua empiece a hervir, pero así no estamos dejando espacio para que se cueza bien. No tengamos miedo, este alimento necesita abundante líquido para que pueda moverse con facilidad sin pegarse.

No salar bien el agua
La sal ayuda a que la pasta se cocine correctamente, por lo que hay que echar sin miedo. Y no nos preocupemos, porque la pasta no absorbe la sal igual que otros alimentos y la mayor parte se quedará en el agua de cocción. Pero claro, el error no solo está en la cantidad, también en la forma: la mayoría echamos la sal nada más poner el agua. ¡Error! El momento perfecto es cuando el agua ya esté hirviendo. Acto seguido echamos la pasta para que coja el sabor de la sal.

Echar aceite o mantequilla para cocer
En España es muy frecuente hacer esto para que no se pegue, pero si los italianos nos vieran, ¡se tirarían de los pelos! Además de no ser necesario, después la salsa no se adherirá bien porque la pasta estará resbaladiza. No hay que echar ninguna de las dos, con remover de vez en cuando es suficiente y no nos quedará un mazacote.

Incorporar la pasta antes de que el agua haya hervido
Si el agua no está lo suficientemente caliente, puede quedar pegajosa. Y con esperar unos minutos más nos aseguramos de que quede perfecta.

Mucho tiempo de cocción
Hay personas que dejan cocer la pasta muchísimo tiempo provocando que quede una masa muy blanducha y casi sin sabor. Pero, ¿cómo conseguir que quede al dente? Se supone que es el estado perfecto en el que debería quedar la pasta: firme, pero no dura. Es suficiente con sacarla dos minutos antes de lo que pone en el paquete, y si es pasta fresca, incluso menos.

Ponerla bajo el grifo
Es una costumbre muy extendida en España, supuestamente, para terminar la cocción, pero de esta manera le quitamos todo el sabor. El procedimiento que hay que seguir es sacar la pasta del agua un par de minutos antes y después terminarla de hacer en la sartén junto a la salsa.

Pasarse con la salsa
¿Cuántos de nosotros echamos litros de salsa hasta que los espaguetis o macarrones prácticamente nadan en ella? Por muy rica que esté, la salsa va a enmascarar todo el sabor de la pasta. Otro truquito es hacer primero la salsa y después la pasta, para que esta no se reseque.

Esperar mucho tiempo para comerla
La pasta es uno de esos platos que hay que consumir nada más cocinarlo. Si la hacemos de un día para otro, ya no tendrá el mismo sabor ni consistencia.

En :Gastronomía,Última Hora

Cómo preparar Brownies

Mojito en coco

Hamburguesa de Plátano

Ensalada Crujiente de Pollo y Naranjas

Tacos de lechuga rellenos